Blogueando sobre danza jazz: de la televisión a la escuela

Posiblemente, las primeras noticias sobre danza jazz llegaron a Madrid a través de la televisión y de las escuelas de danza hacia los años 70, cuando España despertaba del largo letargo de la dictadura franquista. En 1973 Valerio Lazarov estrenó un espectáculo en Barcelona, “Telemusical en Directo”, protagonizado por Carmen Sevilla, para el que se contrató al londinense Ballet New Generation; un conjunto formado por bailarines extranjeros. Al año siguiente se estrenó un nuevo programa en TVE titulado “Señoras y señores”. Era una miscelánea de variedades que dirigían cada semana y de forma alternativa Valerio Lazarov y Jose María Quero. En un principio, se contó con esa misma agrupación, aunque no con todos sus integrantes, pero la rebautizaron con el sonoro y llamativo nombre de Ballet Zoom. 

“Sartenes”: actuación del Ballet Zoom en “Señoras y Señores”

Sus integrantes más estables fueron Charlie Hussey, Penny Snelling, Raúl Cordoba, Chris Kenneally, Giorgio Aresu, Yu Lan Tjoa, Americo Gardini, Jackie Begley, Alberto González, Sandy Herring, Bob Niko, Lottie Marsh, Daniel Cicare y Naomi Hussey.

Actuación del Ballet Zoom en el último programa de “Señoras y Señores”

Su papel en el programa era el de arropar a los artistas invitados en sus interpretaciones, pero también se les adjudicó un número propio cada semana, lo que permitió a su coreógrafo, el italiano Don Lurio, dar rienda suelta a su imaginación y a su creatividad.

Don Lurio con las chicas del Ballet Zoom en “Señoras y Señores”

El ballet alcanzó una gran popularidad entre el público español, de modo que en 1975 el grupo se incorporó a un nuevo programa “La hora de…” y al año siguiente se integró en “Palmarés”, cuya presentación fue encomendada a la popular Bárbara Rey.

“Chicago”: actuación del Ballet Zoom en “La hora de Julio Iglesias”

El Ballet Zoom en la cabecera del programa “Palmarés”

Ese grupo de bailarines acercó al público español un tipo de danza que se alejaba de la tradicional visión del baile que había difundido la dictadura franquista y ofrecía un enfoque mucho más audaz, en el que los movimientos implicaban a todo el cuerpo, se mezclaban las técnicas y se podía cantar, bailar e interpretar a la vez.

“Equilibrio”: actuación del Ballet Zoom en “La hora de Paloma San Basilio”

“Can-can”: actuación del Ballet Zoom en “La hora de Luis Aguilé”

Su éxito fue tal, que incluso llegó a ser protagonista del programa de fin de año de 1975: “Don Lurio y el Ballet Zoom”

«Don Lurio y el Ballet Zoom»

Aunque finalmente se disolvió su actividad, fomentó la apertura de horizontes hacia la danza jazz y la danza moderna e influyó mucho en el público madrileño. Dos de sus integrantes (Charlie Hussey y Bob Nilo) se establecieron en España y crearon una escuela de danza, en la que por supuesto, enseñaban esa danza amena, alegre y divertida, aunque con el tiempo fue evolucionando e incorporaron otras modalidades como la danza funky.

A finales de la década, en 1978, se estrenó un nuevo programa de variedades denominado “Aplauso” que también incorporó un grupo de bailarines, entre ellos Giorgio Aresu, antiguo miembro del desaparecido Ballet Zoom que se encargó de dirigir el nuevo conjunto y realizar las coreografías.

El Ballet de “Aplauso” interpreta Another One Bites the Dust de Queen

“Fame”: Ballet de “Aplauso”

Ballet de “Aplauso”

De forma paralela surgieron las primeras escuelas de danza que ofrecían una enseñanza basada en la danza moderna y en Madrid la pionera fue Carmen Senra.  La formación personal de Carmen Senra había sido muy tradicional (danza clásica, danza española y folclore), pero decidió marcharse a New York. Allí estudió en la escuela de Alvin Ailey, donde se empapó de las técnicas Horton, Graham y de la enorme fuerza expresiva de la danza afroamericana.

Tras su vuelta a España se propuso ofrecer el conocimiento que había adquirido a los estudiantes españoles. Comenzó invitando como profesor a un bailarín de Alvin Ailey, Carl Paris, que se convirtió en uno de los grandes formadores de su escuela. Para aquellos que no le conocieron es obligado señalar que su magisterio y creación coreográfica son fundamentales para comprender del desarrollo y el arraigo de la danza jazz en Madrid.

A partir de ese momento fueron llegando a la capital muchos y variados maestros cuyos diferentes enfoques permitieron incrementar el interés por este tipo de danza para ser incorporada en la formación de los bailarines madrileños, especialmente los que desarrollaron su actividad profesional en el medio televisivo. Todo ello hizo factible que los españoles fueran tomando progresivamente el relevo a los visitantes en las escuelas madrileñas. Un ejemplo de ello sería el caso de Rebeca Falcón, quien logró alcanzar un conocimiento experto en Danza Jazz y se convirtió en profesora titular del estilo en la escuela de danza de Carmen Senra.

Ana I. Elvira Esteban

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s